Jaime Colsa en el Experience Fighters 2018

Experience Fighters, el foro de innovación y tendencias más importantes de nuestro país, nos ha invitado para explicar nuestra visión de las personas como motor de cambio en las organizaciones. Hoy en día, el orden de los stakeholders ha cambiado y nosotros estamos convencidos de la importancia de los empleados por encima de los clientes y de su experiencia como usuarios (UX). Ellos son el centro de la empresa y para ellos diseñamos experiencias únicas que les permitan disfrutar trabajando y sentirse más felices.

Mi sueño, como expliqué a los asistentes, es modernizar la logística, el sector que mejor conozco después de haber trabajado durante más de 20 años para multinacionales como UPS, DB Schenker o Christian Salvesen Gerposa en distintos países de Europa. Y para lograrlo tengo claro que la clave es disfrutar de proyectos que conecten con mi parte emocional y rodearme de buenos amigos.

Mi proyecto principal, Palibex, lo fundé en 2012 a partir de mi conocimiento del mercado y la convicción de que era posible hacer las cosas de otra manera en un mundo donde parecía todo inventado. El transporte exprés de palés era un modelo de negocio que había triunfado en otros países y podía replicarse en España aprovechando la tendencia hacia la reducción del stock, con lotes de compra más pequeños y envíos más urgentes. Pero, sin duda, mi mayor acierto como emprendedor no fue conocer el mercado, ni especializarme, sino rodearme de un buen equipo. No necesariamente expertos en transporte, sino buenas personas y profesionales entusiastas, capaces de romper las reglas y aportar nuevos aires al sector.

Quiero que los empleados disfruten trabajando y sean más felices

Gracias a las personas, la evolución de Palibex ha sido meteórica. En solo seis años, hemos sido reconocidos por Financial Times como una de las 1.000 empresas que más crecen en Europa y actualmente tenemos 70 delegaciones, con una flota de más de 500 vehículos y un equipo superior a las 650 personas. Cierto es que nos diferencia un modelo de red más colaborativo, una operativa limpia y segura y unos servicios tan rápidos que nos acercan al courier. Pero, si algo nos hace únicos, insisto, es nuestra forma de entender la importancia de los empleados. Para que se sientan más felices tenemos el Plan “Palibex Sonríe”. Pagar bien es lo primero pero también tenemos medidas de formación, conciliación familiar, incorporación de mujeres a un mundo tradicionalmente masculino, flexibilidad horaria y otras más ‘llamativas’ como contar con un fisioterapeuta o un nutricionista.

Hay que retener el talento de los profesionales pero también atraer a las nuevas generaciones para que quieran trabajar con nosotros. Por eso, hacemos más visible un sector que se había quedado un tanto gris y obsoleto con el provocador hashtag #LogisticTheNewSexy

Bajo el hashtag #LogisticTheNewSexy, llevamos a cabo acciones rompedoras para modernizar el sector y hacerlo más atractivo

Una de las acciones más originales que hemos hecho ha sido la de subir varios camiones con arte al escenario de la Semana de la Moda de Madrid, en un desfile de la diseñadora María Lafuente.

(Haz click en las imágenes para ver los vídeos)

Otro de las acciones que más ha sorprendido ha sido nuestra participación en el Dakar para reivindicar la importancia de prestar ayuda logística y de formar un buen equipo.

En el terreno de la solidaridad, somos embajadores de Movember, fundación internacional que lucha por la prevención de enfermedades masculinas. Para recaudar fondos hemos llevado a cabo propuestas tan originales como convertir nuestra nave en una barbería.

Dentro de nuestras instalaciones albergamos una colección de arte llamada PBX Creativa que integra más de diez obras murales de artistas como Okuda San Miguel, Felipe Pantone, Rosh 333, Ana Barriga, Suso33, Daniel Muñoz San, Sixe Paredes, Antonyo Marest o Beusual.

Promovemos iniciativas como Truck Art Project, que convierte los camiones en lienzos para sacar el arte de los museos y llevarlo a la calle. Es un ambicioso proyecto cultural que está cosechando un gran reconocimiento internacional, hasta el punto de aparecer en la portada de The New York Times.

Fruto de mi pasión por el mundo del motor, soy el propietario de CRD, Café Racer Dreams, una firma que restaura motos y coches clásicos y que lleva consigo un lifestyle basado en la salud, el deporte y la felicidad.

Para canalizar todos estos proyectos y dar rienda suelta a mi creatividad, tengo la agencia creativa KLASSE, con sede en Santander, que reúne a expertos en comunicación, diseño, redes, video o interiorismo y que hace cosas tan rompedoras como este tráiler protagonizado por todos los empleados de Palibex.

En definitiva, estoy convencido de que todas nuestras experiencias están interconectadas y que tenemos que disfrutar de todas ellas. Embarcarnos en otros proyectos distintos al principal no nos resta tiempo, sino que nos enriquece.

Mi aportación al Experience Fighter se resume en una palabra: #enjoy