“El camión convertido en obra de arte”. ROADSTARS

Por RoadStars

Los Atego de Mercedes-Benz son el lienzo perfecto que han elegido artistas como Abraham Lacalle, Marina Vargas y Daniel Muñoz. Es un arte urbano, e interurbano, concebido para ser visto en movimiento y terminar algún día en un desguace. El artista de Truck Art Project parte de esa premisa: el camión nunca se podrá exhibir en un museo ni el espectador sabrá muchas veces si se trata de una obra de arte o la huella de un grafitero anónimo.

Un arte fuera de los cánones establecidos

Truck Art Project es un proyecto de mecenazgo puesto en marcha por el fundador de la empresa española de transporte Palibex, Jaime Colsa. El eco mediático ha sido mundial. Desde el New York Times a la CNN han caído rendidos a esta iniciativa. Los artistas pintan los camiones en la sede de Palibex, ante la atenta mirada y dirección de Colsa, y también lo han hecho a modo de “performance” en museos, festivales y factorías culturales.

“Dentro del sector ha resultado muy original y ha tenido una gran repercusión por su carácter innovador y su intención de sacar el arte de museos y galerías y llevarlo a la calle, al gran público”, sostiene Colsa.

A Palibex, que nació hace apenas seis años, este proyecto “le ayuda a diferenciarse y contribuye a que la logística sea más visible y atractiva”. Colsa vive el proceso en directo y documenta cada paso. “Me permite estar muy cerca de los artistas, profundizar en su obra y vivir junto a ellos el proceso de creación”, explica.

Del Reina Sofía al Atego

Abraham Lacalle (Almería, 1962) es uno de los autores que han plasmado su talento en un Atego. Su obra ha colgado en museos como el Reina Sofía. A Abraham le inspira estar pintando una imagen que el espectador verá casi siempre en movimiento. “Lo que presento no es un vinilo: se trata de una pintura directa, con su lectura y sus imperfecciones, un resultado que se aleja de la imagen publicitaria”, explica el pintor en la web de Truck Art Project.

La carretera como un órgano vivo

Marina Vargas (Granada, 1980) reinterpreta uno de los motivos habituales en su obra, el Sagrado Corazón, en otro Atego de Mercedes-Benz. Con el lema “El corazón manda allí donde los rayos de la razón se quiebran”, Marina vincula la circulación arterial con el mundo de la carretera. Como el camión le permite jugar con dos lienzos, plantea su intervención invitando a los usuarios a rodear el Atego.

“Lo que más me atrapa de Truck Art Project es que sus vehículos circulen y vivan en nuestro entorno sin que nadie tenga el control: ni galerista, ni el propio mecenas, ni el comisario, ni el artista. El proyecto vive en la calle y en la calle todo circula a su manera”, dice el artista.

Daniel Muñoz (Cáceres, 1980), por su parte ha pintado otro Atego con la técnica de esmalte sobre metal, y basándose en unas fotografías que tomó en Cuba. Su forma de trabajar nos recuerda, como el de otros artistas que han participado en el proyecto, a los grafiteros y el estilo de Banksy. Un concepto de arte efímero, fugaz, inspirado en el mundo del cómic y capaz de crear nuevos iconos urbanos.

Lista de espera de artistas. Todos quieren pintar los camiones de Palibex.

Colsa es, además de empresario de transporte, coleccionista de arte. Con este proyecto combina ambas pasiones. Pero la elección de los artistas no responde solo al gusto de Colsa, sino que delegado esa función en varios comisarios de arte.

A los artistas invitados les seduce la propuesta de plasmar su arte en un soporte tan original. “Les gusta el formato tan grande y la idea de concebir una obra destinada a estar en movimiento. De hecho, todos los días recibimos solicitudes de todo el mundo por parte de artistas que quieren intervenir un camión para la colección. Hoy, sin ir más lejos, de Ciudad de México, Jerusalén y Berlín”, nos explica Colsa.

Conductores que se convierten en expertos en arte

Los camiones de Palibex no dejan indiferentes a la gente. En una ocasión, recuerda Colsa divertido, “uno de nuestros conductores​ llamó alarmado pensando que había sufrido un acto vandálico al encontrarse pintado el camión”.

Al principio no todos los conductores entendían el proyecto. “Ahora suelen decirnos que les gusta llevar camiones con arte y que se han encariñado con las obras. Son los primeros en dar explicaciones de lo que llevan a la gente que les pregunta”, subraya el empresario. “Como los camiones siguen realizando sus rutas comerciales por España, generan sorpresa y admiración en la gente que no los conoce y muchos nos contactan para animarnos a continuar”.

La necesidad de inmortalizar una obra efímera

Las obras de Truck Art Project son efímeras por naturaleza. “Todos somos conscientes de la fragilidad de la colección por su exposición en la carretera y, precisamente por eso, estamos realizando un gran trabajo de documentación de todo el proyecto, con entrevistas, fotografías y video”. Algún día se jubilará el camión o se deteriorará la pintura. Pero la obra seguirá vigente en formato audiovisual.

El arte nos hace mejores personas

A Colsa la afición por el arte le viene de joven. Colecciona, viaja por el mundo y disfruta descubriendo nuevos valores. “El arte me apasiona desde que era muy joven y disfruto, más que coleccionando obras, contribuyendo a que los artistas puedan llevarlas a cabo. Estoy convencido que el arte nos hace mejores personas, es algo que tengo muy presente y que intento transmitir a todos mis colaboradores”.

Los conductores de Palibex, como todos los empleados, visitan con regularidad museos y galerías de arte. Aunque solo pasearse por el parking de la empresa en Madrid ya es como visitar un museo.