Arte sobre la carretera. GQ MAGAZINE

 Por J. C. Matossian para GQ

El arte no es lo que tú ves, sino lo que haces ver a los demás”. Esta cita atribuida al pintor impresionista Edgar Degas se podría aplicar perfectamente, ampliando algo su significado, al revolucionario proyecto de mecenazgo artístico que lleva a cabo Jaime Colsa (Torrelavega, 1972). Este empresario, curtido en UPS, fundó en 2012 Palibex, su propia compañía de transporte urgente de mercancías. Amante del arte desde su más tierna infancia, ahora utiliza su plataforma profesional para dar a conocer obras de artistas –consolidados y emergentes; urbanos y contemporáneos– de una manera tan dinámica que ninguna galería del mundo podría imitarlo: mostrándolas sobre ruedas. Esto es, cede su propia flota de camiones y camionetas a figuras como Okuda, Javier Arce, Abraham Lacalle, Ana Barriga, Sergio Mora o Marina Vargas para que personalicen sus cajas con murales artísticos gigantes. 

El proyecto filantrópico se denomina Truck Art Project y en él han participado más de una veintena de artistas. Todos ellos se vieron ante el desafío de trabajar a una escala y con unos requerimientos a los que no estaban acostumbrados. Eso sí, por una gratificación poco común: que sus creaciones fueran a ser contempladas incluso por gente que jamás pisa un museo o que vive en ambientes rurales, ya que todos los camiones intervenidos desarrollan sus rutas habituales por toda la península. 

“Es verdad que con Truck Art Project buscábamos revolucionar el mundo del arte, pero no para convertirlo en móvil, sino para sacarlo a la calle –no sólo el arte urbano sino el contemporáneo en general–, para hacerlo más accesible al público”, cuenta Colsa a GQ. “Al tratarse de camiones que están expuestos al aire libre, el mantenimiento de las obras es difícil, lo que lo convierte en un arte efímero, limitado en el tiempo”. 

Jaime-Colsa-Mecenas-GQ-Arte sobre ruedas-Palibex-Okuda

UN LUGAR EN LAS GRANDES FERIAS 

La iniciativa cuenta con un comisario de arte contemporáneo (Fer Francés, de la galería Javier López & Fer Francés) y otro de arte urbano (Óscar Sanz, de la agencia Ink And Movement), y ya ha tenido eco en ferias del sector como ARCOmadrid, donde fue presentada oficialmente, Urvanity o Arte Santander. Colsa asegura que no le costó mucho convencer a los artistas para que participasen: “Se lo propusimos con mucha ilusión pero de forma espontánea, cenando juntos y entre risas”, dice el empresario. “La suerte que tenemos es que a todos los artistas que han participado hasta el momento en Truck Art Project les ha atraído el reto de pintar un camión porque representa un desafío para ellos”. 

En ningún caso el objetivo es sacar un rendimiento económico a través de estas obras en movimiento, aunque a Colsa no le importaría que la idea fuese copiada más allá de nuestras fronteras. “Nos gustaría que Truck Art Project se convirtiera en un movimiento internacional y que en otros países también se pudieran ver camiones que muestran arte contemporáneo mientras realizan sus repartos comerciales”, explica. “De hecho, sabemos del interés que ha despertado el proyecto entre empresas de transporte de países como Israel o EE UU”.