El transporte “gourmet”. ACTUALIDAD ECONÓMICA

Por Javier Serrano. Actualidad Económica

La primera impresión al entrar en la sede de Palibex, en un polígono industrial de las afueras de Madrid, es que te has equivocado de sitio: es un lugar diferente, llaman la atención enormes murales y otras obras de arte (de Okuda San Miguel, Felipe Pantone, Antonio Marest, Ana Barriga), y una recepción acogedora, de diseño. No es la imagen que uno espera de una empresa de logistica. “Sí, choca un poco, no somos una empresa normal”, me advierten.

Jaime Colsa es el consejero delegado y quien puso en marcha este proyecto en 2012, con una convicción a prueba de bomba. De hecho, 2012 fue el año en que más empresas de transporte cerraron en España por culpa de la crisis. Define su compañía como una red de transporte urgente, especializada en mercancía paletizada, es decir, almacenada en palés. ¿Tan novedosa es la idea? “La crisis provocó una evolución del modelo logístico”, cuenta. “Las empresas se dieron cuenta de que comprar grandes cantidades de stock suponía costes muy altos de almacenaje”. Para qué vas a hacer un pedido para seis meses que tienes que guardar, si puedes pedir cantidades más pequeñas y funcionar a más corto plazo? “Empezaron a imponerse lotes más pequeños pero, al mismo tiempo, se requería más rapidez de entrega.”

Colsa procede del sector, ha trabajado más de dos décadas para multinacionales del transporte y se dio cuenta de que estos gigantes operaban con criterios traídos de sus países de origen, principalmente Estados Unidos y Reino Unido: buscaban mucha rotación, mucho movimiento de mercancía, máximo volumen, aunque fuera con poco margen. “En España las circunstancias son distintas y tenemos que adaptarnos a lo que se nos demanda.” Palibex se posiciona en el extremo opuesto al de sus competidores: calidad, servicio y rapidez. “No somos los más baratos, pero sí los más rápidos y los que mejor servicio ofrecemos en términos de atención al cliente, imagen, limpieza… Aparte de que somos los que menos rompemos.” Eso no ha sonado bien. “Bueno, en este sector de vez en cuando se cae un palé, son cosas que pasan. Se le dice al cliente, qué le vamos a hacer, y el seguro se hace cargo. Es parte de la actividad. Pero nuestra tasa es 17 veces inferior a la de la competencia, es decir, por cada palé que se nos rompe a nosotros, a ellos se les rompen 17.” En definitiva, “somos como un courier, pero en el ámbito del B2B [empresa a empresa].”

NÚMEROS. Palibex movió el año pasado cerca de 650.000 palés, lo que supone un volumen de negocio de unos 45 millones de euros. Cuenta con dos plataformas logísticas (Madrid y Barcelona) y dispone de 15 delegaciones y 55 franquicias que emplean a cerca de 700 personas y más de 500 camiones. “El modelo de franquicia es otra clave de nuestro éxito. Queremos que las franquicias sean rentables, pero también exigimos que den el nivel de servicio que proponemos al cliente. Pagamos las mejores tarifas del sector a los franquiciados y estos, a su vez, responden. Es un modelo basado en la calidad del servicio y en la mutua fidelidad. A día de hoy, ningún franquiciado se ha marchado.” De hecho, algunos de ellos se han convertido en accionistas minoritarios de Palibex, una fórmula que garantiza una mayor implicación.

OBJETIVOS. La marcha de la compañía y las expectativas son excepcionales. “En 2017”, explica Colsa,“crecimos un 17% respecto del año anterior y en 2018 el 18,8%. Los objetivos a corto plazo son abrir nuevos hubs en Zaragoza, Andalucía y, probablemente, Valladolid. “También queremos ser más eficaces en los tráficos regionales, crear más rutas directas y trabajar en la homogeneización de la marca, que en todas partes se nos reconozca como Palibex, con nuestros operarios y nuestros camiones logotipados y una forma especifica de hacer las cosas y de tratar al cliente.” En cuanto a la posibilidad de expandirse internacionalmente, se ha puesto el punto de mira en otros países europeos y Latinoamérica. “Nos falta madurez, pero estaremos en condiciones entre 2020 y 2025.”

¿Y de dónde viene la relación entre el arte y una empresa de transportes? Del propio Colsa. “De joven ayudaba en una galería. Siempre he disfrutado mucho de convivir con los artistas y he traído esa afición a Palibex”. Hay arte en las paredes de la nave, en muchos rincones de las oficinas, en el interior del ascensor, incluso 25 camiones de la flota fueron decorados por autores de renombre y pasean sus pinturas por las carreteras de España. “Eso forma parte de nuestro principal proyecto de mecenazgo artístico, denominado Truck Art Project.”

Para Colsa, estas actividades son una forma de alegrar la vida de los empleados. “Pasamos muchas horas al día trabajando, así que hay que procurar que la gente esté lo más a gusto posible. Para mi es muy simple: si hay beneficios de la empresa que a mi me hacen la vida más comoda, como un seguro médico, la inscripción a un gimnasio o los servicios de un nutricionista o un fisioterapeuta, pues los ponemos a disposición de todos los empleados. Mientras se pueda…”

ATÍPICO. Colsa lo entiende como una RSC. “Hay que hacer al personal participe del éxito. Empezamos en 2012 con los sueldos que marcaba el convenio, pero las cosas han ido bien, la compañía crece y alcanzamos el equilibro financiero el segundo año. Hoy los sueldos están un 30% por encima de convenio y me siento muy orgulloso de ello.”

Buenos salarios, beneficios de empleados, posibilidad de hacer carrera… “Bueno, soy un empresario atípico. He trabajado por cuenta ajena toda mi vida y, por otra parte, mi padre era delegado sindical (acabáramos!), así que posiblemente de ahí me venga ese de seo de ofrecer las mejores condiciones a quien trabaja conmigo.” Y concluye con una frase que resume su filosofía laboral: “No hay ningún empleado en Palibex con el que no me iría a tomar una cerveza o al que no invitaría a cenar a casa”.