Una colección de arte contemporáneo en camiones de mercancías. LA VANGUARDIA

Por Miguel Ángel Moreno. La Vanguardia

Madrid, 27 feb (EFE).- Una empresa española de transporte urgente de mercancías pone cada día sobre las carreteras una auténtica colección de arte contemporáneo: son los 25 camiones que varios artistas han decorado como piezas únicas, que son fletadas por una compañía en crecimiento.

Se trata de Palibex una empresa especializada en transporte urgente de mercancía dispuesta en palés –“un Seur o MRW de mercancías”, según la ha definido su fundador, Jaime Colsa, que comenzó su andadura en 2012 y apenas un año después empezó a relacionarse con el arte moderno por la afición de su propietari.

“A mí me gusta mucho el arte contemporáneo, estoy relacionado con él desde joven, y cuando uno lanza un proyecto siempre lo impregna de su esencia”, ha explicado Colsa en una entrevista con EFE.

Lo que comenzó con la decoración de un muro en el exterior de la nave de esta compañía en el barrio madrileño de Villaverde, al sur de la capital, con motivo de la campaña ‘Movember’ para la prevención del cáncer de próstata y de testículos, abrió paso a que las sedes de esta empresa se convirtieran en galerías.

De esta manera, la central logística de esta compañía se llenó de obras en sus muros de artistas como Ana Barriga, Suso33, Rosh 333, Okuda San Miguel, Daniel Muñoz, Felipe Pantone, Antonio Marest o Beusual, en una colección denominada ‘PBX Creativa‘.

“Tenemos, con cierta cautela, la colección de arte urbano más grande de España”, ha asegurado el fundador de Palibex que actualmente cuenta con catorce murales que están llevando más allá de su sede madrileña, con uno pintado en la delegación de Valladolid al que próximamente se unirá otro en la de Toledo.

Pronto se dieron cuenta en esta empresa que pintar sus muros reducía el público objetivo de estas obras a los empleados y clientes de la compañía, y encontraron el soporte ideal para difundir su afición por el arte.

“Nos dimos cuenta de que teníamos camiones blancos que podían ser lienzos perfectos que vería mucha más gente, y empezamos a trabajar en el proyecto involucrando a dos comisarios de arte”, ha relatado Colsa.

Nació entonces la colección ‘Truck Art Project‘, comisariada por Fer Francés en el ámbito del arte contemporáneo y Óscar Sanz en el del arte urbano, con ambos tipos de creadores decorando 25 camiones que se usan habitualmente en la actividad logística de la compañía.

Según el fundador de Palibex, su proyecto sigue “una línea diferente a la del arte actual”, ya que en lugar de intentar que el arte urbano entre a los museos, permite al arte contemporáneo salir de las galerías artísticas a la calle, por medio de sus camiones.

“El mundo del arte ahora mete a los artistas de la calle a las galerías, y yo lo que estoy haciendo es hacer que artistas que pintan obras muy selectas puedan hacerlas en nuestros camiones para que quien no tiene tan fácil verlas lo pueda hacer en la calle”, ha reflexionado.

Esta compañía logística cerró el año 2018 con una facturación de 45 millones de euros, un 20 % más que el año anterior, con una flota de 500 vehículos, 700 empleados entre la central y sus 55 franquicias, 17.000 clientes y 25.000 puntos de entrega.

“Además de tener los camiones pintados, somos los más rápidos transportando palés en España”, asegura el fundador de la compañía, que ha desarrollado para mercancías en palés formatos de entrega urgente parecidos a los de las empresas de mensajería (entrega antes de una hora, entrega directa).

Con varias aperturas de plataformas logísticas en mente para este año (Barcelona, Zaragoza y Andalucía) y la internacionalización en mente para 2020, Jaime Colsa ha asegurado que su apuesta por el arte también le ha reportado beneficios intangibles en su compañía.

En primer lugar, ha permitido crear una “cultura corporativa” centrada en “otros valores” diferentes a los de otras compañías, y generar “una determinada sensibilidad para su plantilla”; y por otra parte, han logrado “posicionar la marca de manera diferente”.

“Hemos conseguido llamar la atención, que los clientes nos vean con otra cara, aunque no repercuta directamente en ventas. Si hubiéramos patrocinado un equipo de fútbol venderíamos más, pero no todo es cuestión de vender más, sino de hacer lo que a uno le gusta y que los empleados disfruten”, ha finalizado. EFE