Hacer el idiota

El idiotismo, como dice Byung-Chul Han en su libro ‘Psicopolítica’, representa una praxis de la libertad. Significa resistirse al ‘infierno de lo igual’ y construir espacios libres de soledad y de silencio en los que encontremos algo que decir, algo que realmente merezca ser dicho. Así que, aprovechando estas fechas más relajadas del verano, quiero mostraros algunas de mis fotos más personales. Instantáneas extraídas de momentos de mi vida profesional en los que quise deliberadamente hacer el idiota. Esta foto, sin ir más lejos, expresa la inyección de adrenalina que sentí tras conocer que Palibex había sido seleccionada por el mismísimo Financial Times como la empresa logística que más crece de Europa.

Citando de nuevo a este autor, me quedo con la visión del idiota como el hereje moderno. El que dispone de una elección libre. El que tiene el valor de desviarse de la ortodoxia. Quien con valentía se libera de la coacción a la conformidad. Una figura de la resistencia contra la violencia del consenso. Y hoy, frente a esa creciente coacción a la conformidad, es más urgente que nunca aguzar la conciencia herética.

“Porque un idiota no es ningún sujeto, es una simple apertura hacia la luz”.