La logística ante el espejo

La crisis del coronavirus nos ha colocado ante el espejo. Ha conseguido que nos miremos de frente y descubramos la esencia de lo que somos y de lo que realmente importa. Es un duro reto para las personas y también para las empresas, que estamos poniendo a prueba los cimientos que nos sustentan.

Las personas, la innovación, la rapidez y la colaboración son pilares que pusieron en pie a Palibex y, ahora que todo se tambalea, son los que nos mantienen firmes y anclados a la tierra.

Comprometidos con los clientes y organizados para dar lo mejor de sí mismos en la operativa, en las carreteras o teletrabajando desde sus casas, el equipo está encarnando los valores de nuestra Red.

Somos conscientes de que no se puede perder ni un minuto y es necesario pasar a la acción. Ser los más rápidos para llegar a tiempo con las entregas de material sanitario y para tomar decisiones en cortos periodos de tiempo. Recurrir a la innovación que está en nuestro ADN para estrenar, en apenas unos días, un nuevo servicio LTL, de grupajes y cargas fraccionadas, que ayude a paliar los problemas logísticos de las empresas. Colaborar allí donde nos lo soliciten en la entrega de material sanitario y de primera necesidad.

No podemos por menos que estar a la altura de un sector, el de la logística y el transporte, que ha vuelto a demostrar, una vez más, que está preparado y tiene un papel fundamental para garantizar el funcionamiento de nuestra economía y el abastecimiento de la población.