Comprometerse

Lo que aporta una empresa a la sociedad no sólo se mide en términos de rentabilidad, productividad o creación de puestos de trabajo. Hay realidades que se mueven en ángulos muy diferentes a la lógica de nuestros negocios que no podemos ni debemos ignorar.

Si de forma individual uno puede contribuir a mejorar muchos aspectos de nuestro entorno más inmediato, la respuesta se verá multiplicada si la afrontamos desde la fuerza que nos da una organización mayor, como es la empresa

Es una fórmula fácil de entender. Si de forma individual uno puede contribuir a mejorar muchos aspectos de nuestro entorno más inmediato, la respuesta se verá multiplicada si la afrontamos desde la fuerza que nos da una organización mayor, como es la empresa.

Por tanto, poner recursos, imaginación y voluntad al servicio de la responsabilidad social corporativa es una forma de comprometerse con la vida y de promover proyectos que después irán creciendo en la misma o en otras direcciones. Es una forma de comprometerse sin estar obligado más que por tu propia convicción y os puedo asegurar que produce grandes satisfacciones.

La joven historia de Palibex es un buen ejemplo de ello. En apenas seis años es mucho más lo que hemos recibido de la sociedad de lo que hemos podido aportar. Y, de nuevo, no hablo de beneficios económicos, ni de resultados, sino de alegrías e ilusiones.